La mujer en la Grecia clásica by Claude Mosse

By Claude Mosse

All our books are fresh. We send around the globe

Show description

Read or Download La mujer en la Grecia clásica PDF

Best south america books

Gods & vampires: return to Chipaya

While Nathan Wachtel, the celebrated historic anthropologist, back to the village of Chipaya, the location of his broad fieldwork within the Bolivian Andes, he discovered a bunch of Uru Indians was once being incarcerated and tortured for no obvious cause. much more unusually, no one—not even his closest informant and friend—would discuss it.

The Amazon : land without history

'The Amazon' good points 8 essays by way of Euclides da Cunha, approximately his journey in the course of the Amazonin in 1905, written to explain the Brazilian hinterlands to the city electorate

The Japanese Community in Brazil, 1908–1940: Between Samurai and Carnival

At the eve of the Pacific conflict (1941-45), there have been 198,000 jap in Brazil, the most important expatriate physique open air East Asia. but the origins of this group were obscured. The English-language library is threadbare whereas jap students many times insist that lifestyles open air of Japan used to be packed with surprise and hassle in order that, as one historian asserted, 'their our bodies have been in Brazil yet their minds have been consistently in Japan'.

Extra info for La mujer en la Grecia clásica

Sample text

Finalmente, el tercero se ma­ nifiesta en forma de una grave crisis social, relacionada ge­ neralmente con el problema del desigual reparto del suelo y que da paso, durante un tiempo más o menos largo, a regí­ menes autoritarios: las tiranías. Al final de este período, y al tiempo que desaparecen los últimos tiranos, se establece un cierto equilibrio que se plasma, tras la crisis de las gue­ rras médicas, en la hegemonía que ejerce Atenas durante más de un siglo sobre el mundo egeo. Sin embargo, esta hegemonía puede falsear el análisis del historiador.

Se trata, pues, de una unión revocable en cualquier momento, y no es extraño que, cuando se habla en los textos de una pallaké, se trate casi siempre de una joven pobre o de una esclava. Algunos autores piensan que era imposible que una ateniense haya podido ocupar un lugar tan indefinido. Pero algunos datos de nuestras fuentes nos llevan a pensar que no era extraño que un hombre libre pobre entregara a su hija como concu­ bina a un vecino más rico. Una ley atribuida a Dracón pre­ vé el caso de un hombre que puede llegar a m atar al seduc­ tor de la pallaké elegida por él para tener hijos libres, al no poder dárselos su esposa: tendría derecho a hacerlo, como si se tratara del seductor de su mujer legítima 25.

Por consiguiente, la ley ateniense permitía a la mujer actuar como un ser m a­ yor de edad cuando quería divorciarse, y debía presentar en persona su demanda ante el arconte. Los otros dos ejemplos proceden de alegatos del siglo IV y se refieren a personas menos famosas que Alcibíades y su esposa. Sin embargo, el caso del que trata Demóstenes en el primer discurso Contra Onetor es bastante complejo, y el pre­ tendido divorcio parece haber sido de hecho un medio uti­ lizado por el marido — que no era otro que el inmoral tutor de Demóstenes— para hacer que su cuñado, en realidad su cómplice, reivindicara la dote de la que deduciría lo que de­ bía al orador.

Download PDF sample

Rated 4.12 of 5 – based on 12 votes