Hombres en tiempos de Oscuridad by Hannah Arendt

By Hannah Arendt

Show description

Read or Download Hombres en tiempos de Oscuridad PDF

Best south america books

Gods & vampires: return to Chipaya

Whilst Nathan Wachtel, the prestigious historic anthropologist, again to the village of Chipaya, the positioning of his wide fieldwork within the Bolivian Andes, he discovered a gaggle of Uru Indians used to be being incarcerated and tortured for no obvious cause. much more unusually, no one—not even his closest informant and friend—would talk about it.

The Amazon : land without history

'The Amazon' good points 8 essays by means of Euclides da Cunha, approximately his journey throughout the Amazonin in 1905, written to explain the Brazilian hinterlands to the city voters

The Japanese Community in Brazil, 1908–1940: Between Samurai and Carnival

At the eve of the Pacific battle (1941-45), there have been 198,000 eastern in Brazil, the most important expatriate physique open air East Asia. but the origins of this neighborhood were obscured. The English-language library is threadbare whereas jap students frequently insist that lifestyles outdoor of Japan was once full of surprise and difficulty in order that, as one historian asserted, 'their our bodies have been in Brazil yet their minds have been constantly in Japan'.

Additional resources for Hombres en tiempos de Oscuridad

Example text

Los más leves de todos fueron los concernientes a la cues­ tión nacional. Había llegado a Alemania en 1898 proveniente de Zürich, donde había pasado su doctorado con “una disertación de primera clase sobre el desarrollo industrial de Polonia” (se- 57 gún el profesor Julius Wolf, quien en su autobiografía aún recor­ daba con orgullo “a la más capaz de mis alumnos”, logrando la inusual “distinción de inmediata publicación comercial” que en la actualidad siguen utilizando los estudiantes de historia polaca.

Es como si ella hubiera encontrado a su último admirador, y es por esto que uno siente ganas de discutir algunos de sus juicios. Se equivoca al enfatizar la ambición de Rosa y el sentido de su carrera. ¿Piensa que su violento desprecio por los profesiona­ les de carrera y los buscadores de status en el partido alemán (su placer al ser admitidos al Reichstag) es mera hipocresía? ¿Cree que una i>ersona verdaderamente “ambiciosa” pudo ha­ berse dado el lujo de ser tan generosa como ella? (En una opor­ tunidad, en un congreso internacional, Jaures terminó un elo­ cuente discurso donde “ridiculizó las equívocas pasiones de Ro­ sa Luxemburgo, y de repente nadie pudo traducirlo.

Esa humanidad debe ser sobria y fría en lugar de sentimen­ tal; esa humanidad no está ejemplificada en la fraternidad sino en la amistad; esa amistad no es íntimamente personal sino que hace demandas políticas y preserva la referencia al mundo (todo esto nos parece tan exclusivo y característico de la antigüedad 35 clásica que nos sorprende cuando descubrimos rasgos de este tipo en Nathan el Sabio) que, por moderno que sea, podría lla­ marse y con algo de justicia el drama clásico de la amistad.

Download PDF sample

Rated 4.37 of 5 – based on 49 votes